martes, 22 de enero de 2013

Julius Richard en el cine-fórum de "La Esencia"

La primera sesión del cine-fórum del bar La Esencia (C/ Esperanza 8, Madrid) ha sido todo un éxito y esperamos que los cinéfilos se vayan sumando poco a poco o, mejor, muchos a muchos.

La próxima sesión, el lunes 28 a partir de las 20:00 horas, será muy especial, porque contaremos con la presencia de un cineasta de carne y hueso, Julius Richard, que nos presentará tres de sus trabajos cinematográficos: "Mecanismos de proyección en Tierra Verde", "Engaña (desnudo hacia el blanco)" y "Mi patria verde". Otro motivo por el que será especial es porque la primera película nunca ha sido proyectada en público, de modo que se trata de su estreno mundial, mientras que las otras dos serán proyectadas por primera vez fuera de Cantabria. Además, cabe resaltar que la segunda ganó el premio del público de la sección "Santundergraund" en la última edición del festival de cine de Santander. Posteriormente veremos y comentaremos otra gran trilogía: el tríptico elemental de España del genial cinemista granadino José Val del Omar. Todos los presentes tendremos ocasión de conversar con Richard sobre la obra de los dos directores y encontrar posibles concomitancias.

Julius Richard

Julius Richard ha accedido amablemente a enviarnos un texto suyo para presentar esta sesión de cine-fórum:

"Creído por nadie va el que vio un géiser,
huido del aljibe cegado, como Thoreau, y sabe
desaparecer en lo profundo de su verde interior,
astuto y esperanzado" (Tomas Tranströmer).

Esta cita rima con otros versos maravillosos de Valerie Mejer:
"Algo azul que vira hacia el verde.
Algo terso.
Transparente."

Y ahora, el bombardeo, la Operación Autopoética:

1) “Y me doy cuenta de todo el tiempo que me ha hecho falta para ver que ahora hay que mezclar, que no es montar lo que falta, sino mezclar” (Jean-Luc Godard).
Passeur: pasador, contrabandista, traficante, vaso comunicante, mediador evanescente. Dícese del que trafica, subrepticiamente, con materias valiosas y sustancias preciosas.
Amateur: amador, aficionado-apasionado, no profesional, Uno indeterminado. Uno al que en algo, le va la vida en ello.
DJ: Reproductores, emisores, mediadores, Maestro Sabios e Ignorantes, mezcladores.
Cada Uno es un amateur, un pequeño cineasta amenazante, posibilidad encarnada, putamen del flujo educativo que pasa, que se pasa, y que nosotros llamamos amor pero que son muy acertadamente los procesos de enseñanza-aprendizaje. Procesos de paso del amor y procesos educativos: dos formas de definir la misma cosa.

2) NOS AUTEM IN EXPERIMENTIS VOLVIMUR 
O EL OFICIO DE VIVIR
“El uno, que no es nadie determinado y que son todos (pero no como la suma de ellos)”.
Martin Heidegger
Todos somos maestros y alumnos, indistintamente, intermitentemente.
Todo somos experimentos de nosotros mismos, nuestros propios talleres de auto-operación y autorrealización. .
Todos somos el animal que tiene que avanzar porque hay algo que se lo obstaculiza.
Todos somos burbujas inmunológicas, espacios íntimos con necesidades autógenas que han de ser cubiertas y protegidas.
Todos somos el acróbata exaltado, el maestro ignorante, el creador autopoético.
Todos somos cámara cinematográfica y Niño de la cámara. Todos protagonistas y realizadores de nuestra propia película.
Todos somos pequeños dioses de la prótesis. 
Todos somos los provocadores del futuro.
Todos somos Uno.
Todos somos Cesare Pavese escribiendo: “No palabras. Un gesto. No escribiré mas.”
You´re free to scratch... Esto es brainstorm, o, como dice el bienpensante y eufemístico inglés de hoy día, mindmapping, citando a Fredric Jameson sin saberlo y sin saber que God Art creyó una vez que el cine fue creado para llamar a las cosas por su nombre...
Sé que es opaco y soslayante (los poemas no tanto, son fantásticos). Cabría bajo un título definitorio tipo:
Tríptico Elemental de Tierra Verde.
(titulos) ENGAÑA (desnudo hacia el blanco) // MPV // MdPeTV
Ejercicios y experimentos de autoetnografía. O: Etnografía del Uno Mismo. Cine visionario y meditamundo (u observacional y ensayístico). 30 minutos de iluminación y comprobación de que Dios era tal y como dijo SA (excéntrico y periférico), y que la visión (del griego theorein) no es algo que hacemos, sino algo que nos pasa.

Desde aquí animo a que tanto los asistentes como toda aquella persona interesada, dejen sus comentarios sobre las películas, así como sugerencias para nuevos ciclos para el cine-fórum, críticas, elogios o lo que sea. Podemos continuar aquí la tertulia.

Aquí pueden ustedes leer una estupenda reseña del artículo por Manoel Valcárcel. ¿Que no dominan la lengua de Rosalía de Castro? Pues, hala, a aprenderla, o usen un traductor automático.

(Post actualizado mil veces en diferentes momentos y días)

sábado, 19 de enero de 2013

Colaboraciones: Crítica de "Viaje de invierno" por Carlota Matesanz

Hoy iniciamos un nuevo apartado en el blog. Se trata de una sección de colaboraciones. En esta ocasión publicamos una interesante reseña de una novela que iba a aparecer en una proyectada página web de crítica literaria que al final se quedó en eso, en proyecto. La autora es una joven pero firme promesa de la crítica, Carlota Matesanz, de la que seguro que en breve tendremos noticias. Por otro lado, aprovecho la ocasión para decir que si alguno de los amables lectores de este blog tiene a bien hacer llegar a jesusdelavega1974@gmail.com alguna colaboración relacionada con los temas de los que aquí se hablan y, por supuesto, con una cierta calidad, con gusto la publicaríamos.


Viaje de Invierno de Amelie Nothomb

Por Carlota Matesanz Sanchioli


Cualquier artista, por definición, ha de tener su propia voz, y los escritores, en concreto, su propia forma de contar las cosas. De contar su historia. Sin embargo, de entre los muchos narradores que pueblan las páginas, hay algunos de ellos con la capacidad de dejar una impronta particular en sus relatos. Una impronta que, en el caso de la escritora belga Amelie Nothomb (1967), encuentra en el eclecticismo un paraíso de irrealidad donde casi todo resulta verosímil. Un nido de sueños y tinta donde la comedia negra, la cruda normalidad de determinadas sociedades, o el reverso del amor y la amistad, encuentran cabida y son exhibidos al desnudo en toda su armonía lingüística e irracional. Sus historias, nunca demasiado largas, nunca demasiado cortas, resultan novelas donde evocar una idea y llevarla hasta sus últimas consecuencias de la mano de estrambóticos personajes o situaciones extremas donde la sátira aguda y sincera, así como una suerte de clarividente desvergüenza narrativa, hacen de sus lecturas placenteros viajes a la realidad y la fantasía más pintorescas.


En Viaje de invierno, la autora crea una atrayente fábula donde, huyendo del tono policiaco de su anterior novela, se centra en hablar del  amor en una de sus dimensiones más desconocidas: no ya el rechazo, sino la decepción. Todo, claro está, partiendo de un planteamiento que acorta las páginas, expande la curiosidad y fulmina el realismo para dibujar un lienzo digno de Dalí. Alucinaciones incluidas. Esta novela se confirma como una obra difícil de catalogar, e inspirada en un diálogo sobre la esencia y la belleza del amor idealizado, del amor como un triunfo, como una aspiración absoluta y concluyente. Pero también sobre el amor por la belleza en sí. Una oda a la creatividad, ensalzando el encanto de la palabra como el principal atractivo del deseo. La escritura como el paradigma del talento y la provocadora del ensueño. Nothomb, además, tiene también la capacidad de generar hipérboles cargadas de provocación y sarcasmo, generando metáforas visualmente impactantes sobre la venganza, la rabia, el rencor, la locura y el desaliento con el que aceptamos la caída en picado tras la decepción amorosa. Ya sea ésta platónica, real o imaginada; y la cual nos lleva a la locura, al suicidio del “yo” apasionado, ese que la autora es capaz de recrear de una forma tan fiel y original en este cuento sobre la insanidad del amor, y a la vez sobre su necesidad. En este relato nos encontramos pues, con una Amelie Nothomb en estado puro, sumergiendo al lector en un viaje de invierno tan extraño como subyugador.

Viaje de Invierno se centra en la historia del incondicional amor de Zoilo por Astrolabio, un amor que éste llevará hasta sus últimas consecuencias. Es la penúltima novela de Nothomb traducida y publicada en España en 2011 por Anagrama. Fue escrita en 2009, tras Ordeno y Mando (2008) y fue seguida de Una forma de vida (2012) y la inédita Tuer le pere (2011). Otras obras relevantes de la autora son Estupor y temblores (1999) o Metafísica de los tubos (2000).

martes, 15 de enero de 2013

Cine-fórum

Otro de mis sueños que se cumple. El  lunes que viene, día 21 de enero de 2013, a las ocho y, a partir de ahora, cada lunes a esa hora, presento un cine-fórum en el bar La Esencia (C/ Esperanza, 8), en el muy castizo barrio de Lavapiés. Empezamos con un ciclo de la etapa mexicana de Buñuel. Este domingo se proyectará una sesión de cortometrajes seguida de El ángel exterminador (1962). Todos ustedes son más que bienvenidos, así como las amistades que deseen invitar.


Incluyo una breve presentación de la película extraída de un post anterior de este mismo blog:

El ángel exterminador (1962) es una de las películas más complejas de Luis Buñuel y para algunos, su cinta más conseguida. Dentro de la complejidad de la obra, siempre llama la atención su intrincada estructura. La trama arranca cuando los participantes en una fiesta de la alta sociedad se quedan encerrados en una habitación, de la que no pueden salir y no saben por qué. El quedarse encerrados descubre el lado más animal de los invitados y surgen todo tipo de conflictos entre ellos, a la vez que sus instintos más bajos salen a relucir. Quizá el rasgo más destacable de esta película desde el punto de vista estilístico o visual sean las numerosas repeticiones con que cuenta y que, al menos a primera vista, no se sabe muy bien a qué se deben.

También añado algunas palabras sobre la película que Buñuel dijo a su biógrafo J.F. Aranda: "Desde luego, no he introducido ni un solo símbolo en el film y aquellos que esperen de mí una obra de tesis con un mensaje ¡pueden esperar! Pero que El ángel exterminador es susceptible de ser interpretado, qué duda cabe. Todos tienen derecho a interpretarlo como quieran. Hay quien le da una interpretación únicamente erótico-sexual. Otros, política. Yo le doy más bien una interpretación histórico-social. Pero cuando en la conferencia de prensa de Cannes preguntaron los críticos a Juan Luis [su hijo y ayudante de dirección] que por qué había en el film un oso deambulando por la fista elegante, contestó: "Porque a mi padre le gustan los osos". Es la verdad. Hubo quien interpretó al oso como a la Unión Soviética, que iba a devorar a los burgueses. Eso es una tontería. Luego le preguntaron lo que significaban las repeticiones de situaciones en el film. Ya había previsto esto y le dije a Juan Luis: "responde: 'porque al terminar la película me abía dado cuenta de que quedaba corta, y para alargarla...'". La gente siempre quiere una explicación para todo. Es la consecuencia de siglos de educación burguesa. Y para todo lo que no encuentran explicación, recurren a Dios. Pero, ¿de qué les sirve? A continuación tendrían que explicar a Dios".

Premios recibidos por El ángel exterminador: Jano de Oro en el Festival de Cine Latinoamericano de Sestri-Levanye, premio de Fipresci y de la Societé des Ecrivains de cinéma et TV en Cannes, André Bazin en Acapulco.

(Actualizado el 27/02/2013 y el 02/03/2013).