domingo, 20 de agosto de 2017

Más cielos





Aquel atardecer, X decidió dar un paseo junto al mar, o tal vez fuera en pleno Madrid. Los atardeceres siempre le producían una nostalgia casi inexplicable. Pensó en su ex novia. La extrañaba. Hacía tiempo que no estaba con nadie. Decidió que su vida iba a dar un cambio, un giro copernicano, un giro de 180 grados. Bueno, eso no, porque significaría volver atrás, pero la cuestión es que había decidido tomar otra dirección, tenía que darle a su vida un golpe de timón.

miércoles, 9 de agosto de 2017

Dos himnos generacionales

Me parece genial que dos cineastas españoles hayan pasado a la historia no por sus películas sino por una simple frase. Antxón Eceiza por "Nos repugna Ford" y Juan Antonio Bardem por "El cine español actual es políticamente ineficaz, socialmente falso, intelectualmente ínfimo, estéticamente nulo e industrialmente raquítico".

martes, 8 de agosto de 2017

Milagros de santos

Recientemente estuve con mi novia en Santiago de Compostela. Como sabéis, ahí no hay mucho más que ver, aparte de la catedral y muchos monasterios e iglesias. Pues para aprovechar el tiempo, ya que estábamos ahí, fuimos a varias visitas guiadas. En varias de ellas nos hablaban de vidas de santos y la verdad, es que os recomiendo a todos que vayáis si os queréis reír un rato. Por ejemplo, se ve que San Benito hizo un milagro que consistió en derribar un templo pagano. Como el ISIS, vamos. Es un milagro de arrebatao, vamos, de que le da al santo el punto y se carga algo, como cuando Cristo secó la higuera, que he comentado en otro monólogo. Nada creativo ni positivo. Destrucción pura.

Y luego están los milagros de Santiago, que son demenciales. Resulta que el tipo este, según se han inventado los curas estos, tras la muerte de Jesús y con los medios que había en esos tiempos, le dio tiempo a venir a predicar a España y volverse para morir en Tierra Santa y, lo que ya es demencial, lo trajeron sus discípulos, en una barca ¡DE PIEDRA! Pero, vamos, lo más flipante es que todo esto aparece en unos rótulos en el museo de la catedral. En otros sitios ponían "Según la leyenda", pero ahí, ¡hala! ¡Ni que fuéramos todos imbéciles! Que esa es otra, porque me flipa que si buscas una de estas leyendas o historias milagrosas en la Wikipedia en inglés, vienen mucho más matizadas, pero en la española, lo dan por hecho que fueron verdad, no un cuento chino para dominar a las masas y, de paso, crear la primera gran ruta turística de la historia.

Pero la cosa no queda ahí. Resulta que, siempre de acuerdo con estos pájaros, Santiago vio a la Virgen cuando estuvo en Zaragoza predicando la palabra de Dios. Por aquel entonces todavía estaba ella viva y no la vio como una aparición, no, la vio, como dicen ellos, en "carne mortal", o sea, en 3D, pero no como un holograma, no. No sé si había viajado hasta ahí en Ryanair o había hecho un salto espacio-temporal, lo cierto es que echaron una parrafada ahí. Está de más decir que se le apareció la Virgen en un Pilar, pero eso ya es otra historia.

Pero lo más gracioso es lo del sepulcro del apóstol. No sé si alguien ha estado ahí o sabe la historia, pero es descacharrante. Resulta que un obispo de un pequeño pueblito llamado Iria Flavia llamado Teodomiro vio una luz en medio de un campo y llamó al rey Alfonso II (inventor de la primera ruta turística de la historia: el camino de Santiago) para decir que había visto una luz y que casi, casi seguro que se trataba de la tumba del apóstol Santiago, que habían depositado ahí dos discípulos llamados Atanasio y Teodoro. Os recuerdo, por si no os habíais dado cuenta, que estamos hablando de los siglos VIII o IX, o sea que tras ochocientos años, se encuentran ahí unos huesos y saben de buena tinta que eran del apóstol, sin autopsia ni nada. Pero más tela tiene todavía que resulta que ante un inminente ataque de los piratas ingleses, en el siglo XVI, se había escondido el famoso sepulcro y, con el paso del tiempo, se había olvidado dónde estaba. Pues bien, un sacerdote llamado Antonio López Ferreiro se puso a buscar y a rebuscar y no paró hasta que encontró en algún remoto y escondido rincón de la catedral algunos huesos. Estoy hablando ya del siglo XIX. Por entonces ya había autopsias y todo eso, así que llamaron a algunos expertos y dijeron que eran huesos muy antiguos y de tres varones, así que nuestro querido Antonio sumó dos más dos o, mejor dicho, tres más tres, y dijo ¡Estos son los restos del apóstol y de sus discípulos Atanasio y Teodoro! Y se quedó tan ancho.

Monólogo para troncharse

El rey emérito, Juan Carlos I, estaba detrás del golpe de estado del 23 de febrero de 1981.

(risas, espero)

Os reís pero es verdad. Y no tiene ni puta gracia. Os voy a contar la historia del 23 F en tres frases claves, que probablemente ya habíais escuchado y no le habíais dado gran importancia.

La primera es "No está ni se le espera". Fue lo que respondió Sabino Fernández del Campo, secretario general de la Casa del Rey, al general Juste Grijalba cuando llamó por teléfono a Zarzuela para preguntar si estaba el general Alfonso Armada, dando por hecho que en la Casa Real estaban al corriente de lo que pretendían los generales golpistas: montar un gobierno de concentración nacional presidido por el entonces segundo jefe del Estado Mayor del Ejército y que había sido mentor del rey emérito y secretario general de la Casa del Rey.

La segunda, "A mí dádmelo hecho", fue lo que respondió el rey cuando se le propuso participar en el golpe.

La primera, "¡Se sienten coño!", la dijo el picoleto Antonio Tejero en su toma del Congreso de los Diputados, cuando todavía no sabía que la idea del que realmente mandaba el golpe, el general Alfonso Armada, era presidir un gobierno en el que estarían representadas todas las fuerzas políticas del país, incluso los socialistas y los comunistas. También tiene guasa que en el momento decisivo, cuando este hombre estaba a punto de pasar a la historia, a una imagen que se iba a repetir miles de veces, en miles de documentales, el hombre cometiera un error gramatical tan bestia. ¡Mira que decir "¡Se sienten coño!" en vez de "¡Siéntense, coño!"! Podía haberse preparado un poco las palabras que iba a emplear en momento tan estratégico. Bueno, me imagino que en esos momentos con la adrenalina te sale lo primero que se pasa por la cabeza y, claro, este hombre muchas pintas de académico no tenía.

¿En qué se diferencia un partido de fútbol de una corrida de toros?

La principal diferencia entre un partido de fútbol y una corrida de toros esque en el fútbol hay aficionados que apoyan a los dos bandos, mientras que en la corrida, ¿quién va por el pobre toro?

Dejad de dar la lata con Godard de una vez

¡Hay otros cineastas!

Reflexión sobre tráfico rodado

¿Cuántos muertos tiene que haber en una determinada curva a tramo de carretera para que pongan eso de "tramode concentración de accidentes"?

¿Era un humano Unamuno?

sábado, 29 de julio de 2017

Hoy con... José Luis Álvarez Gallego: "El poeta tiene que ser y vivir como poeta"

Si quieres encontrarte a José Luis Álvarez Gallego no tienes más que acercarte a alguno de los muchos eventos poéticos que se organizan en Madrid. Su potente voz de bajo operístico y su presencia escénica son sus señas de identidad cuando recita en cualquier encuentro poético o micro abierto. O también puedes encontrarlo en el recital que organiza mensualmente en la biblioteca Rafael Alberti, en el distrito de Fuencarral-El Pardo.

José Luis es poeta desde la cuna. Lo debió mecer alguna musa. Lo cierto es que escribió su primer poema a los once años, tras ir a una corrida de toros. Nos comenta que los curas del internado en el que vivía en Segovia no dejaron pasar por alto el talento del joven prodigio y grababan sus poemas para luego ponerlos por la megafonía y que los escuchara todo el colegio. También escribió desde muy pequeño en revistas colegiales y, más tarde, en la mili.

Estudió Derecho pero nunca llegó a ejercer, no era lo suyo. Sin embargo, al poco descubrió su otra pasión, junto a la poesía, el periodismo. Tras acabar en la Escuela Oficial de Periodismo hizo prácticas en el diario Pueblo y luego colaboraría en muchas otras publicaciones, como El Alcázar o La Hoja del Lunes. Su tercera gran pasión es viajar. Por ese motivo se alistó en la asociación de periodistas y escritores de turismo, lo que le permitió vivir largas temporadas en Mëxico, Argentina y Venezuela. Además, José Luis es, según nos cuenta, aficionado al esquí, las mujeres, fumar puros, la caza y la pesca. En este aspecto, dice que se ha recorrido todos los ríos de España e incluso tiene algún trofeo de pesca.

Llegamos a su casa y nos recibe su hijo despatarrao, con resaca, descansando de una buena borrachera. José Luis nos enseña su chalé con piscina. Él prácticamente vive en el garaje: un colchón, una mesa, el portátil y un montón de papeles y libros es lo que él llama su "despacho", pero la mayor parte de la entrevista la hacemos arriba, en el salón, rodeado de cuadros y objetos relativos a la pesca y a la caza. Le preguntamos si nos puede contar anécdotas y se nos pone a hablar de la mili, anécdotas cuarteleras que es mejor no reflejar aquí. Nos habla de mujeres ninfómanas y suplantaciones de personalidad.

En cuanto a su poesía, que ha dejado reflejada en numerosos libros, afirma que los poemas le "brotan de tal manera que es como si fuera el alma del agua de un río que rompe su propia presa". Dice que "el verdadero poeta es un bohemio y no pisa el suelo. Le pasa lo que a mí, que teniendo un padre constructor y millonario, he estado en la ruina". En cuanto a los temas de su poesía, asegura que el principal es el amor: "Con todos los años que tengo sigo siendo un romántico, como cuando tenía once. Lo que me gusta es hacer sonetos clásicos de amor y creo que la poesía clásica no debe morir". También tiene poemas de carácter más comprometido o inspirados por la naturaleza.